Los asistentes de voz llevan tiempo tratando de conquistar nuestra forma de utilizar los dispositivos. Esa mirada al futuro hace que hablemos más con ellos y los "toquemos" menos, y si hay un protagonista sorpresa en ese ámbito, ese es Alexa, el desarrollo de Amazon.

 

5 de enero de 2017.  

El Consumer Electronics Show (CES) es el evento que marca las tendencias que se verán el sector de la tecnología de consumo durante cada año. Las más importantes empresas de tecnología y electrónica aprovechan este encuentro para presentar sus nuevos productos, prototipos y futuros equipos. 

Alexa ya fue protagonista en el CES del año pasado, pero en el CES 2017 se ha visto a este asistente por todas partes: en automóviles, en refrigeradores, en teléfonos y en más y más dispositivos que parecen haber asumido una realidad singular: que Alexa es algo así como el Android de los asistentes de voz.

La llegada de Alexa se produjo a finales de 2014. Amazon anunciaba por sorpresa Amazon Echo, un altavoz que era mucho más que un altavoz, ya que podías hablar con él para hacerle preguntas y añadir productos a la lista de la compra de Amazon.

Aquel dispositivo fue toda una sorpresa en un mercado que restringía el uso del asistente de voz al smartphone, y que se ha ido cuenta de que precisamente el salón de casa es un lugar mucho más apropiado para esa función. Puede que nos dé vergüenza hablar con nuestros dispositivos en público, pero la cosa se suaviza cuando estamos en la seguridad de nuestro hogar.

Eso ha hecho que aquel primer dispositivo se haya convertido en referente de un nicho de mercado al que incluso Google ha tenido que ceder. Han creado su propio Google Home, y parece que hasta Microsoft hará movimientos en este sentido para llevar Cortana a más tipos de dispositivos. Pero el éxito del Echo no está en el hardware, sino en el software.

 

Fuente:

https://www.xataka.com/

Acceso

¿Quién está en línea?

Hay 44 invitados y 11 miembros en línea